Podemos ser Alfon: Martir del gentío y herramienta podemita

La izquierda podemita ya tiene mártir.

Manifestación en favor de Alfon
Manifestación en favor de Alfonso Fernández, condenado a 4 años de cárcel por tenencia de explosivos.

Si Pablo Casado recordaba en 2009 que Nuevas Generaciones tiene por héroe a Miguel Ángel Blanco, una persona que consciente del alto riesgo que ello implicaba defendió sus ideales democráticos en tierra hostil y perdió su vida a manos de las alimañas de ETA que tanto le preocupan a Pablo Iglesias, Pablo Iglesias y los suyos ya han encontrado un nombre que arrojar a las masas, Alfonso Fernández, Alfon para los amigos, un mártir del gentío, para allanarles el asalto al cielo. Al cielo, sí, al cielo. El asalto al cielo, para destrozarlo, que es para lo que se hacen los asaltos: Para no dejar ni una capilla en pie ni un cura sin quemar (Rita Maestre: “arderéis como en el 36”).

Así Alfonso Fernández, Alfon, se ha convertido en mártir. Mártir, oigan; pero no mártir cristiano de los que crucificaban cabeza abajo, decapitaban, quemaban en tinas de aceite hirviendo, o echaban a los leones para regocijo de la chusma que entonces como hoy vitoreaba la desgracia de los honrados y pedía la liberación de los criminales. Mártir podemita: Alfon, el protomártir podemita. El no va más, vaya.

Pero como ya ha pasado otras veces en España, y siempre anuncia las peores de las traiciones, si bien los políticos no tienen reparos en jalear las causas que estimen oportunas, no tienen tampoco pudor en ver en la gente un mero medio para hacerse con el poder. Los de Podemos (partido satélite Ahora Madrid incluido) tras animar el ambiente, saliendo en defensa de quien la justicia había condenado por tenencia de explosivos, se ausentaron ayer de la manifestación.

A Pablo Iglesias no le iba bien pasarse por la manifestación porque oye, chico, las palabras vuelan (y desaparecen y se pueden ir moldeando según la hora y el sitio) pero las fotos permanecen y no admiten réplica. Y una cosa es animar al gentío a cuestionar la autoridad, y otra ponerse del lado de la manifestación.

El cielo no se toma por consenso sino por asalto. Y el asalto es un acto violento. Nada hay que promueva más la violencia que violar el principio de autoridad de las instituciones. En la manifestación de ayer no se alza la voz del pueblo contra la injusticia, sino el griterío de la masa manipulada contra las instituciones que contienen los abusos del poder. El pueblo que cuestiona la autoridad judicial extiende la alfombra roja al tirano. Así, cuando el tirano se alza con el poder, el pueblo lo ha legitimado ya para hacer y deshacer a su antojo sin que los tribunales importen más que su mera opinión.

Y claro, para que eso funcione, Pablo Iglesias y su tropa podemita tenía que estar ausente. Al menos esta vez. Porque así se puede decir que no es una operación política, sino que es la voz del pueblo.

Miles de personas, según parece, salieron ayer en Madrid para defender a Alfon. Claro, porque obviamente todos ellos SABÍAN que Alfon era inocente…

ACTUALIZADO: Aquí los antecedentes de Alfon, Alfonso Fernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s