Hasta otra

Una vez más en la carretera. En viaje, hacia muchas partes. Mi vida que va y viene de un lado para otro cambiando las cosas de sitio, divirtiéndose con mis afanes para reaccionar con presteza a los giros del viento.

Quizás nos volvamos a ver más adelante. Puede que incluso deje unas líneas de vez en cuando en los próximos días en Twitter. No sé si habrá ocasión de dejar algún post antes de las elecciones. Lo intentaré, aunque no prometo nada. Pero, por si acaso,- no me gustan las despedidas -, esto es un “hasta luego”o un “hasta más ver”.

Mi agradecimiento por vuestros “me gusta”, o reenvíos a Fb o cualquier otra red. Ha sido un placer compartir mi tiempo con vosotros y meterme en vuestros timelines para conversar un rato. De verdad, el placer ha sido todo mío.

Os deseo lo mejor y si no nos vemos antes, votad con sentidiño, que en depositar el voto en la urna se tarda un ratito, pero luego se paga lo votado durante 4 años, o más, porque las consecuencias de una mala legislatura se puede extender más allá de la misma.

Lo dicho, un placer y hasta otra.

 

 

Todos contra el PP: El bipartidismo definitivo

¿Ya estamos en campaña o sólo me lo parece a mí? ¬¬

Anunciaron que el bipartidismo moría cuando nunca había existido; y ahora que no existe formalmente es cuando está más vivo que nunca. El circo electoral está de nuevo en marcha (¿se ha llegado a tomar vacaciones en algún momento?); y no se pierdan en las luces: ¡Sigue siendo a dos pistas!

No es nuevo en la política nacional ni imputable a Rajoy. Algún día se acordó un cordón sanitario antiPP al que llamaron “pacto del Tinel” y entonces no era Rajoy. Y sin embargo, ahí andaban los de siempre con idénticas costumbres de radicales intolerantes.

Lo de ahora es distinto en cierto modo, porque el voto de la izquierda está más fragmentado: Puedes escoger entre el viejo PSOE o el nuevo, que es Ciudadanos; o entre la vieja guardia comunista, o la nueva, que es Podemos. ¡Bueno, no! Ahora esto último ya no, ¿o sí? Si le hubieran dado menos a los botellines y se hubieran esmerado algo más igual ahora lo tendría claro.

Pero como dijo alguien lampedusiano: Cambiarlo todo para que siga igual. O sea, que al final todos estos que andan a tortas entre ellos, tienen un objetivo común, EL objetivo: Quieren desalojar al Partido Popular. ¡Más palomitas para el espectáculo televisivo! Eso sí. Pero en lo demás, no ha cambiado nada.

Todos contra el PP: El bipartidismo definitivo. El circo, no se engañen, sigue siendo a dos pistas: De un lado el PP, del otro todo el popurrí populista antiPP. Todo lo demás, fuegos de artificio para despistar a incautos.

Pablo Iglesias: Los atentados de Al Qaeda son fundamentales

Ahí queda eso. No me pidan que lo comente. Se comenta solo.

PODEMOS: Puro elitismo y clasismo

Si una imagen vale más que mil palabras, este vídeo explica por sí solo qué es PODEMOS. Merece la pena verlo de principio a fin. En serio, merece y MUCHO la pena.

Es verdad que el chico de gafas que aparece en el vídeo, además de ser un maleducado que una y otra vez le está diciendo al otro “si me dejas hablar” en cuanto éste le empieza a contestar, no lleva ningún distintivo que lo identifique como podemita, pero creo que queda claramente constatado por sus planteamientos políticos que es de la órbita “intelectual” de PODEMOS, o MAREAS o AHORAS o cualquier otra marca blanca del partido chavista.

Si ya de por sí la acusación que pretendía el podemita es tremenda: Os echaron de Venezuela por ser ricos. ¡Semejante delito el de ser rico! Lo espeluznante es el convencimiento ciego con el que ataca al venezolano: Él lo sabe. Sabe perfectamente lo que es y lo que no es. Lo sabe. Lo propio del fanatismo más totalitario. Da miedo.

Pero es que PODEMOS es así. En noviembre de 2015 publicó El Español un análisis de los últimos datos que arrojaba el CIS sobre intenciones de voto.

Los datos mostraban los siguientes hechos con claridad incontestable sobre el votante de PODEMOS: Es joven, de clase social media, media-alta o alta y con un alto poder adquisitivo.

Intención de voto según ingresos

Así que, los del austericidio, el resKate ciudadano (con K de oKupas), los de la emergencia social, en fin, ya saben, el cambio, el otro mundo es posible, la alternativa, son lo que parecen: Pijos totalitarios, con título sí, ¿pero hasta qué punto significa algo tener un título cuando tu profesor puede ser el “rico” Pablo Iglesias?

 

Podemos defiende el proyecto que ha representado ETA

Chavez-vs-Iglesias

Palabras textuales de Ignacio Cosidó, director general de la Policía, en 13TV, a propósito del proyecto de Podemos:

Con estos son con los que quería pactar el PSOE de Pedro Sánchez, y con los que quiere pactar la IU de Alberto Garzón. Los mismos que han llevado a Otegi al Parlamento Europeo a denigrar a la democracia española y humillar a las víctimas de ETA.

No pocos se rasgaron las vestiduras en Twitter ayer por estas declaraciones, , con el ridículo hashtag #ElMinisterioDeDios; pero no son de Ignacio Cosidó las palabras que siguen a continuación sino del propio Pablo Iglesias en una herrikotaberna. Les dejo que sean ustedes los que valoren si Ignacio Cosidó tenía o no tenía razón:

Os lo he dejado en el minuto 1:21 porque no tiene desperdicio, pero todo el vídeo es una joya en sí mismo. Si tenéis un ratillo no dejéis de verlo entero.

D. Amancio Ortega o el odio de los Podemos y la chusma envidiosa

D. Amancio Ortega cumple ochenta años.

D. Amancio, digo “Don” porque a mí no se me ocurriría referirme a él sin el debido respeto, como cada 28 de marzo desde hace ochenta, ha cumplido años. Y esta vez han querido homenajearle por todo lo alto sus empleados. Me sospecho que su hija Marta ha tenido algo que ver en la organización del sarao.

Amancio Oterga de la mano de su hija Marta en su 80 cumpleaños

Imagino que a estas alturas todo el mundo ha visto el vídeo, pero por si alguien no, aquí uno de los muchos enlaces donde verlo.

Podemos y el resto de la chusma del planeta se ha lanzado a criticar a D. Amancio e Inditex.

El caso es que tras conocer el vídeo, Internet ha enloquecido. Tal cual. Toda la chusma del planeta se ha lanzado a criticar a D. Amancio e Inditex.

Aquí, un ejemplo. Este sujeto, al que por cierto sigue el victimista Ignacio Escolar, también empresario (ergo también sobra), es muy divertido con sus soflamas para descerebrados pero, como éste, por miles.

Cosas veredes, amigo Sancho. Los del cambio, la ultraizquierda, los que apoyan a dictadores y modelos chavistas. Los del modelo nórdico que se codean con terroristas, los que critican al PP porque su modelo no genera suficiente empleo y, dicen, machaca a las clases medias, atacan furibundos a D. Amancio, porque, ya ven ustedes, D. Amancio no es un empresario, no ha creado empleo ni ha favorecido a sus paisanos siempre que ha podido, es un malvado explotador, un esclavista. O sea, más o menos lo que viene siendo el coco.

Es curioso, o quizás no tanto, que se persiga con tanto afán al que prospera. Lo cierto es que salir con las sandeces de empresarios contra trabajadores, si ya de por sí es siempre una majadería, en el caso particular de D. Amancio constituye una ridiculez tan grande como demostración empírica del analfabetismo de quien pronuncia dichas palabras.

D. Amancio es el claro ejemplo de hombre hecho a sí mismo. Trabajo, trabajo y más trabajo. Ese es el germen de su imperio. Desde los 14 años arreglando camisas, trabajando en sastrería. Es el hombre que se apoya en su familia, todos fundadores del negocio. Es el hombre que tiene una visión y genera riqueza. Tanta visión, de hecho, que reflota un sector hundido como era el textil antes de Inditex. Un hombre que cada hora de su vida y cada céntimo que gana lo invierte en su empresa. Así es como se crea riqueza y se funda un imperio. Un hombre que conoce el negocio porque lo ha trabajado cada día de su vida desde el género, el alfiler y la aguja.

Inditex no aparece de la noche a la mañana, fruto de la magia o la especulación canalla de los que juegan a la ruleta con las vidas ajenas (o algo así que diría el gran Reverte). Inditex aparece fruto del trabajo de una familia entregada a que aparezca, como respuesta al empeño de un hombre que comenzó con 14 años arreglando prendas en una tienda y 27 años más tarde crea Inditex, tras 10 años de crecimiento desde la primera tienda Zara, que se abre (y aún sigue abierta) en la calle Juan Flórez (La Coruña) en el año 75.

Sin duda de D. Amancio se pueden decir de muchas cosas, como de todo el mundo. Luces y sombras: la condición humana. Pero me gusta cuando los que berrean su odio y su ningunidad por las esquinas escupen sus vísceras contra D. Amancio aunque éste genere miles de puestos de trabajo, haga obra social, o impulse el tejido empresarial local.

Lo que pasa es que si hay algo que la escoria no perdona es que la gente de valía triunfe. La escoria quiere pisotear a todo el mundo, y cuanto más valor reconozca en alguien más lo quiere pisotear.

D. Amancio Ortega crea el espacio para la riqueza

Es cierto que D. Amancio opera con fábricas establecidas en sitios del mundo donde la gente cobra muchos menos euros de los que cobrarnos aquí por jornada. Es cierto; pero yo aún estoy esperando a toda esta chusma para que me indiquen cuántas fábricas han instalado ellos en esos países y cuáles son los altísimos salarios que les pagan a sus empleados.

Es cierto que D. Amancio vive en un palacio y es riquísimo y concentra mucha riqueza. Hay una razón para ello: La ha ganado. Porque al contrario de lo que dicen los demagogos, los creadores primeros de la riqueza son siempre los empresarios, que son los que se juegan su patrimonio en aras de un proyecto a través del cual crean empleo.

Es el empresario el que crea una idea y el que arriesga su dinero en darle forma y ponerla en el mercado. Y sí, usa en el camino algo que se llama trabajadores, o mejor dicho, especialistas, que lo son cada uno en su campo: Unos dibujando, otros proyectando tiendas, otros calculando rutas, otros atendiendo clientes. Pero todos esos especialistas existen por una razón, esta es D. Amancio Ortega, que es el que crea los puestos de trabajo, crea la organización y el producto, y la imagen, y crea al fin a la postre el espacio de la riqueza que se produce y se reparte entre accionistas, socios comerciales y especialistas.

Comprendo que, más fácil que admitir el mérito de un hombre, es insultarlo, injuriarlo y vilipendiarlo. Berrear es muy fácil, crear riqueza y empleo está al alcance de muy pocos.

A D. Amancio, todo mi respeto. A la chusma de la envidia y el odio visceral hacia el que triunfa, mi más profundo desprecio. Muchos más como D. Amancio hacen falta. De los otros, sobran todos.

Relacionados:

Actualizado: 30/04/2016

Ser de izquierdas: Licencia para matar

El asesinato como derecho, ejercicio reivindicativo de la superioridad moral de las izquierdas sobre cualquier otro ser humano que pise la faz de la Tierra.

Esa es la principal consecuencia de la superioridad moral de la izquierda. El fanatismo febril en la religión de los que matan a Dios y se autoproclaman dioses. El pensamiento único es sólo una consecuencia más. Al fin y al cabo, toda religión tiene sus dogmas.

Héroes de la izquierda son los que matan, como el Ché, o los hombres de paz de la ETA, o los yihadistas, que si lo hacen será porque algo habremos hecho los demás. Da lo mismo el nombre, da lo mismo las siglas o la motivación declarada, lo importante es agredir a alguien. Entonces eres un héroe para la izquierda.

El aborto es sólo una forma más de matar, por eso les gusta; y la eutanasia. Están en contra de la pena de muerte, pero no porque se opongan a aplicarla a cualquiera que no comparta su fanatismo (¡arderéis como en el 36!, la guillotina como moción de censura, etc.), sino porque detrás se encuentra un criminal y simpatizan con él.

La última en declarar su violencia intrínseca ha sido Manuela Carmena, volviendo sobre los fueros de la impresentable Aído: los fetos no son humanos. Serán los suyos, ¡cretina! Los del resto de las mujeres son humanos. Cuando una mujer de a luz a cachorro de siamés me avisan… Pero es Manuela Carmena con el aborto y es Otegi en el Parlamento Europeo, presencia que al PSOE parece no molestar; porque asistimos cada día a una nueva manifestación de su instinto violento. Parecen desatados desde la aparición del podemismo en España. Cada día una nueva declaración en el mismo sentido.

Mientras se les llena la boca de condena a cualquier corrupción o corruptela de los demás, sus amenazas, su violencia y su desprecio por la vida de los que les molestan crecen.

Quizás Gabriela Bustelo a esto lo llamaría guerracivilismo. Yo creo que es anterior. Es intrínseco a la estructura moral que da soporte a las ideologías de izquierdas. Lo que ellos llaman diálogo o negociación es sólo un eufemismo que esconde el adoctrinamiento; y cuando lo anterior no es suficiente, siempre encuentran que su superioridad moral los justifica para cualquier forma de violencia.