El extraño anuncio de El Corte Inglés y la campaña de HazteOír

Cuando vi el anuncio de El Corte Inglés la verdad es que me sorprendió. No es el tipo de anuncio que te esperas de El Corte Inglés. No es que tenga nada de impropio que se exponga una realidad de nuestro país, cada cual al hacer un anuncio centra su atención en el target market que le da la gana, pero cuando menos el anuncio resulta un tanto inquietante, con clichés y escenas confusas: Los dos hombres que discuten como dos mujeres, los dos niños acostados  el otro al lado del otro (correctamente separados, eso sí)… No pude evitar preguntarme al verlo: ¿Y esto a qué viene? ¡Ah! Es que refleja noséqué y nosécuánto… Nada, ¡bobadas! Pero es que ¡la creatividad es tan cara, y la mediocridad abunda tanto! Aquí, un anuncio sobre la vuelta al cole sin líos ni confusiones:

El caso es que al ver el anuncio con los dos papás inútiles, HazteOír empezó a recoger firmas, 21.000 al final, y le pidió a El Corte Inglés que retirara el anuncio. Y El Corte Inglés lo retiró. Parece ser que el motivo técnico fue la caducidad de los derechos musicales. Obviamente una excusa, pues de querer estos se vuelven a pagar y se renuevan, no tiene más misterio; y habida cuenta que ese anuncio no tiene música… Seguro que el coste de la renovación no hubiera sido muy elevado.

Y como no, del otro lado, al colectivo gay, LGBT y demás, le ha faltado tiempo en tachar de homófobo a alguien. Creo que si no tachan a un par de centenares de personas al día de homófobos no se sienten realizados…

En este caso, obviamente, le ha tocado a El Corte Inglés que, como veremos después, no es especialmente sospechoso de serlo, precisamente.

A mí me da exactamente igual las campañas que haga El Corte Inglés o cualquier otra compañía. Y si no me gustan las políticas de una determinada empresa no compro en ella y punto. Yo, por ejemplo, no tengo por costumbre comprar en la FNAC, porque entre los uniformes que les ponen con esos colores oscuros y la elevada concentración de piercings y tatuajes de sus dependientes, siempre me da una sensación de suciedad que me resulta desagradable, y prefiero comprar en otros lugares. Sin acritud, y respetando cualquier otro criterio sobre el particular.

Anuncios ofensivos los hay por docenas, sobre todo si tenemos la piel sensible. Por ejemplo, las feministas se pasan el año protestando por anuncios que consideran que tratan a las mujeres como objetos y, sin embargo, nadie dice nada cuando se degrada al hombre, aunque también los hay por docenas.

No tengo nada en contra de HazteOír, todo lo contrario, creo (incluso en los casos en que discrepo de ellos en el fondo) que hacen una labor muy importante, recordando valores que son articulares para la sociedad; pero, como tantas otras veces, discrepo de sus métodos.

¿Recogemos firmas y presionamos para que se retire un anuncio? ¿Y si en el otro lado recogen más firmas?

¿Contra El Corte Inglés por un anuncio? ¿Y por qué no contra El Corte Inglés por todo lo demás, como por ejemplo, sus viajes LGTB-friendly, o su apoyo a Mr Gay Pride? Sí, efectivamente, El Corte Inglés esa compañía tan homófoba…

Creo que HazteOír debería repasar sus métodos porque, ahora mismo, ¿cuál es su victoria? ¿Que una compañía que da soporte a unos valores que no son los suyos no lo haga abiertamente en un anuncio? De verdad, creo que un repaso a los métodos les resultaría conveniente.

Por otra parte, dicen en Trendencias que El Corte Inglés es ese lugar donde se puede encontrar un libro que se titule “Comprender y sanar la homosexualidad”. ¡Bien por El Corte Inglés! Lo que tiene que hacer una compañía que quiere vender es tener producto y servicio para todo posible cliente. Si hay quien pueda tener interés en ese libro, bien está que se ofrezca.

Y es que esta es la clave de la cuestión: Lo que tienen que hacer las compañías es ofrecer sus productos y sus servicios con la mejor calidad posible. Eso es satisfacción para los clientes, y prosperidad para las empresas. Cuando se meten, en cambio, en política (¡qué manía! ni que no hubiera ya suficientes partidos y organizaciones políticas) se salen de su ámbito natural, y como pasa con todo lo que pertenece a la arena política, antes o después se moja el ruedo y se enfanga todo. ¡Qué necesidad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s