El futuro incierto

CafeOrdenadorEl café humea silente a la derecha del ordenador, que ronronea bajo el teclado con la pereza del que ha dormido poco, y no quiere protestar demasiado; se sabe necesario con sus sentidos alerta, aunque no lo consigue. La noche ha sido larga y el aroma del café asciende lentamente impregnando la habitación, trayendo a mi memoria una mañana como esta, ¡parece que fue hace tantos años!, pero entonces España se despertaba tras años de derrumbe al sueño de una España grande y unida, y ahora amanece un futuro incierto. Valores, al final sí era eso.

Mientras el Partido Popular sigue llamando despectivamente perdedores a aquellos con los que se tiene que entender (incluso en las competiciones deportivas nadie en su sano juicio llama perdedor a quien asciende al podio) y el PSOE sigue autoproclamándose en su debacle líder de no se sabe quién, Pablo Iglesias sale ante sus acólitos como si hubiera ganado las elecciones y se dedica a poner líneas rojas y moradas. Albert Rivera, por su parte, sigue preguntándose qué ha fallado, como si no fuera éxito personal suficiente haber sacado 40 escaños con un partido de mercadillo construido a prisas y corriendo. A las conciencias de izquierdas y derechas nadie los esperaba y, esta vez sí, se han cumplido expectativas: No están.

Algunos hacen combinatorias de pactos, como ejercicio lúdico-festivo está bien, pero no hay combinatorias posibles ni varitas mágicas que cambien la situación: El Partido Popular sólo podría gobernar en España en alianza con el PSOE. Todo lo demás no es viable.

El Partido Popular ha perdido las elecciones. Sin más. Los números son una poderosa herramienta que sirven para dar la victoria si uno consigue mayoría absoluta o tiene capacidad de pactos; y el PP no tiene ni lo uno ni lo otro. Lo demás es literatura para rellenar páginas de periódicos y minutos de programa de debate.

Primero expulsaron a los liberales, después a los conservadores y por último anduvieron a tortas contra los democristianos. ¿Quién podía quedar que los votase más allás de los abuelos de voto fijo e incondicional? La estrategia del miedo… Pero la pregunta fundamental es: ¿Qué le lleva a alguien a hacerlo tan mal que habiendo recibido el apoyo de la gente en vez de capitanearla desde la gratitud se dedique a tratarla a palos? 

En todo caso esto sólo tiene arreglo desde Bruselas, Angela Merkel, la persona del año, puede intentar liderar reuniones con los socialistas y populares europeos – intereses no le faltarían- e impulsar unas purgas entre el PP y el PSOE que les permitan a los restantes llegar a un pacto de estabilidad en España… Hay quien apunta a que entre Soraya y Susana pudiese andar el juego en este eventual caso… Esa es la única posible vía para un pacto que mantenga al frente de España un gobierno estable y moderado. Todo lo demás pasa por el chavismo podemita, por más cábalas que quieran hacer los gurús esos que siempre tienen una explicación para lo ocurrido el día después de los hechos y 300 después de estar anunciando todo lo contrario.

Y como, a fuer de ser sinceros, esa posible maniobra la veo altamente improbable, tal como ya anuncié en el blog allá por el mes de mayo, prepárense para un gobierno de Pedro Sánchez-Pablo Iglesias de la mano con Bildu.

Alguien me dijo ayer en Twitter que la vida es lo que transcurre entre elecciones. Parece una persona sabia, pero se le olvidó mencionar que lo que sucede en las elecciones te condiciona todo lo que puedes hacer entre ellas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s