Felipe González, el oportuno adalid de los derechos humanos en Venezuela

No descubriré nada nuevo si digo que Felipe González nunca ha sido santo de mi devoción. Un señor que en su día se fue a despedir a la cárcel a Vera y Barrionuevo o que desayunaba con las noticias de cómo su partido se lo llevaba crudo día tras día, mientras él se dedicaba a la relajante tarea de podar bonsais.

Felipe González despide a Vera y Barrionuevo

Pero chico, la prensa, siempre la prensa, anda estos días revolucionada porque González se ha convertido en el adalid de los derechos humanos en Venezuela.

No es que quiera afearle el gesto al ex-inquilino de La Moncloa, pero lo cierto es que no parecía muy preocupado por los derechos humanos ni por ninguna cuestión fundamental o circunstancial mientras se construía su choza en Tánger.

Mansión de Felipe González en Tánger

Pero se conoce que, ahora que la ha vendido nada menos que a la familia real saudí (sí, otros incuestionables valedores de los derechos humanos en todo el mundo), no tenía mejor destino turístico al que ir el recién casado líder socialista.

En cualquier caso, hay que reconocer que el gesto de este vendedor de joyas a tiempo completo (otros venden agendas o cuadros, nada nuevo bajo el sol) y defensor de los derechos humanos a tiempo parcial, ha dejado al gobierno de Mariano Rajoy una vez más arrinconado en la esquina de la vergüenza. Y eso no admite discusión.

Es uno más de los burdos errores de Mariano Rajoy. Cuatro años al frente del gobierno no le han llegado para defender los intereses de España en el extranjero ni los elementales derechos humanos. No sólo Vaca Muerta quedó expropiada de las manos españolas sin que se haya conocido repercusión alguna sobre Argentina, sino que no está tan lejano el día en que hemos visto como Margallo se la enfundaba, para vergüenza de cualquiera que se diga español, tras las diatribas y amenazas de Maduro. Enfundamiento que, por cierto, anticipé en mi twitter en su día:

Y así fue. Fueron tan firmes sus hechos que hicieron al embajador en Venezuela darse un viaje de ida y vuelta Caracas-Madrid no sólo sin consecuencias políticas sino declarando que nunca había habido intención de que las hubiera. No comments.

Lo cierto es que Mariano Rajoy ha dejado pasar cualquier oportunidad de dar una sóla batalla de las ideas durante cuatro años, también en esto. Y ha tenido que ser Felipe González el que se haya metido en este asunto, en vez del propio gobierno de España quien liderase la lucha. Quizás para que entiendan no sólo la gravedad de la cobardía sino de la torpeza, convendrá recordar, por si alguien que lea estas líneas aún no lo sabe, que la oposición al régimen totalitario-chabacano de Nicolás Maduro es la socialdemocracia venezolana.

Pero lo cierto es que el movimiento de Felipe González tiene una lectura en clave electoral nacional: Y es que resulta muy oportuno para los intereses del PSOE porque le facilita pactar con PODEMOS. Ahora el PSOE es el partido que se enfrenta al régimen de Maduro, el gran lastre podemita. El PSOE puede ser el partido de izquierdas radical en que quiere convertirlo Pedro Sánchez, pero una izquierda radical democrática, cuyos líderes históricos defienden las libertades y los derechos humanos donde haga falta: Nicolás Maduro no es de los suyos.

Así es como una vez más el PSOE le hace el trabajo sucio a Podemos. El pacto PSOE-PODEMOS está más que sellado. IU ya no pintaba nada y el PSOE ya ha cumplido su cometido como fuerza de cambio radical desde las instituciones. El clima ya es propicio. Communism is comming.

Actualizado (12.06.2015):

Felipe González sigue su campaña de legitimación de Podemos. Así, como es él, con mucho titular y mucho postureo de gran señor defensor de la democracia, que si “monaguillos de Maduro” y tal y Pascual…. Pero, al final termina con:

Uno tiene que hablar con todo el mundo, incluso con aquellos que se arrogan el proyecto de representar a los de abajo contra los de arriba, sin saber dónde está la línea divisoria, para acabar liquidando a los de arriba aplastando a los de abajo y que quede todo arrasado”

Aún habrá quien se quede con el “mogaguillos”; pero es que Felipe González es él así, te mira a la cara y te vende el servicio a la patria con convencimiento: Mucho créame por aquí, yo le aseguro por allá, mientras el país se hunde y el toca el laud.

“En España no se va a liquidar al régimen, créeme, por no sé qué aventura alternativa. Esto no va a ser así.”

Que según te lo está diciendo sabes que ya está ocurriendo todo lo contrario.

Anuncios

Un comentario en “Felipe González, el oportuno adalid de los derechos humanos en Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s