¿España no es Venezuela? El desnorte y el relevo

Entre todos la mataron y ella sola se murió o bienvenidos a Venezulo, el infierno de la pobreza en uno de los países más ricos del mundo.

España no es Venezuela. No, aún no; pero está a un clavo de serlo. El clavo que sella el destino de España caerá, si nadie lo impide, sobre el ataúd a finales de este año. Y tras eso, sólo quedará la emigración masiva o la pobreza y la represión.

Ada Colau ya ha afirmado que prohibirá la instalación de nuevos hoteles en la ciudad condal, así como frenará la actividad de los centros comerciales. Yo os dije que esto pasaría, que si ganaba PODEMOS os olvidaseis de las vacaciones, que quedarían reservadas para ricos.  En fin. No digáis que no os lo advertí, porque punto por punto la propuesta de la señora Colau desarrolla el escenario que os describí en mis advertencias.

A pesar de lo cual aún hay gente que sigue sin ver lo evidente: Que PODEMOS es un partido bolivariano, chavista, comunista. No son la panda de pijos aburguesados de IU levantando el puño izquierdo (los podemitas levantan el derecho), anclados en el pasado. PODEMOS son los fanáticos que buscan asaltar el poder y ADUEÑARSE, literalmente, de las instituciones para imponer en España un modelo idéntico al venezolano, es decir, una DICTADURA. Y los que aún siguen “bueeenooo”, o autotranquilizándose a base de comparaciones con “cordones sanitarios” del pasado tienen un problema gordo de percepción.

La derecha está desmoralizada, desmovilizada a falta de un liderazgo y hastiada de una clase dirigente que ni dirige ni convence. Un fiasco tras otro, una mentira tras otra, una decepción tras otra, y un constante desprecio a sus creencias más profundas han forjado un escenario de desmovilización y desencanto profundo, melancólico y deprimente. Pero lo cierto es que SOMOS MÁS. BASTANTES MÁS los que no queremos a PODEMOS en las instituciones que los que sí lo quieren. BASTANTES MÁS los que creemos en que podemos regenerar este sistema podrido sin derribarlo a martillazos.

Lo dije en su día cuando la burbuja inmobiliaria crecía descontrolada: Hay que hacerla pinchar, pero no reventarla, porque eso sería un desastre monumental que se llevaría a todo el mundo por delante. Obviamente, los hechos vinieron a confirmar lo dicho. Ahora vuelve a ser lo mismo. Regenerar por dentro, no derribar a martillazos. Se trata de hacer limpieza, no de sacar la guadaña.

Hay opciones de regeneración y entre todos, movilizados, podemos conseguirlo. El Partido Popular necesita ir a un congreso extraordinario INMEDIATAMENTE. No lo demoren. Urge. Y espero que no sea Feijoo, porque para ese viaje no hacen falta alforjas. Y fuera del PP hay opciones válidas: VOX se perfila como una opción seria para el centro-derecha; y para los más centristas, socialdemócratas y demás existe Ciudadanos.

Lo que no sirve es quedarse sentado en casa, desmoralizado y a verlas venir. Porque ya están llegando y arrasando con todo lo que encuentran a su paso y es cuestión de tiempo (TIC-TAC) que nos alcancen. De momento, en Madrid los OKUPAS han cumplido sus amenazas, crecidos ante el auge podemita de Manuela Carmena.

Así que no sirve quedarse en casa desmoralizado y abatido. Hay que remangarse y ponerse a la faena; porque el asalto ya ha comenzado. Si te quedas en tu casa espero que la distrutes, porque pronto te vas a quedar sin ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s