NO al aborto: Es un ser humano. No es un derecho. No es tu cuerpo.

No digas no al aborto, que es retrógrado. No digas no al aborto, que es machista. No digas “no”. En realidad, nunca digas “no”. No digas nada. No opines, no hables. Calla. No hagas nada, porque si haces algo igual molestas, y te tachan de algo. NO. No no no. Nunca digas “no”.

Pero ya ven, uno que no aprende y sigue insistiendo en que de vez en cuando hay que decir “NO”. Y de vez en cuando un “NO” grande y rotundo. Sonoro. Que retumbe y moleste mucho. Porque si no dices “NO” de vez en cuando, vas a acabar teniendo un problema gordo cuando alguien proponga eliminarte.

ES UN SER HUMANO

¿Conocen ustedes el caso de una mujer que haya dado a luz a un perro, un gato o un jilguero? ¿Quizás un pensamiento, una amapola o un girasol? ¿Tampoco? ¿Un diamante o una amastista o tal vez un trozo de granito? ¿No? Yo tampoco.

EL ABORTO NO ES UN DERECHO.

Yo aún no sé muy bien qué es un derecho. Lo digo en serio. Conozco las necesidades, y las obligaciones que se derivan de tener cubiertas esas necesidades. Lo del derecho a mí siempre me ha sonado como a ese jefe gilipollas, demagogo y cainita que te dice que te motiva en positivo porque no te amenaza a cada palabra con el despido, como si tu no conocieras sobradamente el río de cadáveres que ha ido dejando a su paso. Lo malo es que los políticos, que te son ellos muy así, estupendos con todo lo que no les afecta, van regalando derechos como gracias, cual si fueran emperadores romanos o dioses del Olimpo: Tiene usted derecho a una vivienda digna. ¿Ah, sí? ¿Gratis? ¿Dónde? Defina digna. Y así todo el día.

EL ABORTO NO ES UN DERECHO. Es una putada. Gigantesca. Es el ABUSO MÁXIMO. Decir que el aborto es un derecho es como decir que lo es el matonismo. Peor aún. Ningún matón se ha enfrentado a quien no tuviera un mínimo atisbo de posibilidad aunque fuera recóndita de defenderse. El ser humano asesinado en el vientre de su madre no tiene la más mínima posibilidad de defenderse. Es la violencia doméstica más brutal. La madre que mata al hijo conscientemente sin darle opción ni al llanto.

Yo no digo que no haya dilemas morales, que es evidente que hay casos en los que los puede haber; pero decir que el aborto es un derecho como el que reivindica despelotarse en una playa es tener una catadura intelectual, emocional y moral mucho peor aún que aquellos que berreaban porque les habían quitado su programa por culpa de unos tontos que se han estrellado en los Alpes.

NO ES TU CUERPO

No, no lo es. Te digo esto a ti, que has gritado cual verraca “es mi cuerpo”, “mi cuerpo es mío” y todas esas pavadas propias de adolescentes con acné que se sienten llenas de personalidad por hacerse un piercing. NO ES TU CUERPO. No es un piercing ni un tatuaje. Es un ser humano que depende de ti, que vive en tu interior; pero no es tu cuerpo. De hecho, si lo fuera, no podrías matarlo sin matarte tu.

Anuncios

2 comentarios en “NO al aborto: Es un ser humano. No es un derecho. No es tu cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s