Imaginad un mundo

Imaginad un mundo donde a la barbarie y la opresión se les dé categoría de civilización.

Imaginad ahora que en ese mundo los líderes del mundo libre les dicen a sus ciudadanos que la barbarie también es respetable.

¿Os preguntáis por qué habrían de decir eso, verdad? ¿Y si nos imaginamos que los líderes quieren hacer negocios con los tiranos? ¿Y si nos imaginamos que quieren perpetuarse en el poder?

Si lo habéis imaginado, no os costará ver que el líder aspira a ser tirano; y que para eso necesita apaciguar al hombre libre.

El hombre libre escuchará que no ha de juzgar ni ser crítico. Los tiranos no son tiranos. Son líderes de otra forma o civilización.

En ese mundo, dirá el aspirante a tirano, se pueden forjar alianzas entre civilizaciones; porque todo está bien y es bueno.

Pero un hombre libre se revelará ante esa idea. Para eso necesita ser domesticado para ser ganado.

Hay que robarle su libertad. Su libertad: Sus valores, sus creencias, sus raíces culturales, su identidad. Su capacidad de revelarse, de construir, pensar. Hay que robarle su libertad e imponerle una única idea, un pensamiento único: Sumisión.

No sé si os habéis imaginado el mundo que os contado. A mí, tristemente, no me cuesta ningún esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s