Politiqués para candidatos transparentes (1ª entrega)

Reconozcámoslo, la política española está abierta a cualquiera con ganas de presentarse. Desde que Pepiño llegó a menistro, las posibilidades son infinitas para cualquiera que tenga un mini-job. Pero claro, además de ganas hace falta presentarse con cuatro palabras bien articuladas para conseguir llamar la atención. Como todo, la política también tiene su tecnolatin, le podríamos llamar: politiqués. Y salvo el que aspira a ser identificado como un radical, todo político que se precie debe hablarlo con mínima soltura. Por supuesto, yo no puedo hacer un candidato en un par de posts, para cursos milagro del tipo “llegue a presidente en dos clases y cuatro telediarios” pasar por ACADEMIA REDLINES; pero mediante este curso que hoy iniciamos en “Con mi propia voz”, podrán dominar el politiqués con soltura, lo que sin duda les ayudará a salir airosos de cualquier entrevista por hostil que les resulte. ATENCIÓN: NO aconsejamos a ningún aspirante que incline a la derecha a dejarse entrevistar por Ana Pastor hasta finalizar el curso.

Pues nada, al lío. Hoy vamos a ver nuestras primeras palabras mágicas: CENTRO y ESPACIO DE CONVIVENCIA. CONCEPTOS FUNDAMENTALES QUE NO SOLO AYUDAN EN LAS ENTREVISTAS SINO QUE PERMITEN CONSTRUIR SÓLIDAMENTE CUALQUIER PROGRAMA POLÍTICO.

1. CENTRO: Es LA palabra mágica. El tótem. No deje de repetirlo por lo menos dos o tres veces por entrevista. Como Pablo Iglesias con “casta”, pues igual. Si es usted de izquierdas puede plantearse decir que lo es, pero si es de derechas jamás. Salvo que sea usted un ubersexual tipo y pueda aparecer en televisión con barba sin parecer comunista. En ese caso, puede usted decir la palabra “derecha”. No pasa nada. Al contrario, cuantos más “fachas” le coreen desde la izquierda, más votos movilizará.

Pero CENTRO no es una palabra tan fácil. Hay que pronunciarla con acierto, y aderezarla adecuadamente: CENTRO REFORMISTA, CENTRO LIBERAL, CENTRO LIBERAL PROGRESISTA, CENTRO MODERADO, MODERADAMENTE CENTRISTA, CENTRO LIBERO-COMUNISTA…. Lo que usted quiera, ¡la imaginación al poder! El caso es no pronunciarlo solo, desnudo, aislado. No sea que alguien piense que lo dijo porque no sabía qué decir…

Antes de seguir adelante, escriba en una hoja 3 ideas que asocie con centro. ¿Las tiene? ¿Está seguro? Cuando esté seguro siga leyendo.

¡Bien! Ahora mande a su secretaria que le redacte un programa electoral: Debe tener cuatro o cinco puntos (en ningún caso más de 10, otro día explico porqué) y no ocupar más de una página. Fundamental: Que en cada punto se mencione al menos dos de las tres palabras mágicas que ha decidido que acompañen a centro. Si observa que alguna de las palabras elegidas no figura en ninguno de los puntos opte por: a) replantearse el trío elegido, b) despedir a su secretaria. Lo que le resulte más fácil.

¿Está? Siga leyendo.

Dele las gracias a su secretaria y dígale que publique en Twitter algo del tipo: “Reunido con mi equipo de trabajo. Estudiando propuestas para el cambio“. “Cambio” es mejor que cualquier otra palabra, porque sin duda cuando usted lidere el destino de su pueblo se producirán cambios, que sean buenos o no, es otra historia. Cuanto menos se moje, mejor.

2. ESPACIO DE CONVIVENCIA. Sumar mayorías es una ordinariez. ¡Ni se le ocurra sumar en público! Ni mayorías ni votos. Eso es propio de políticos de segunda que se presentan a elecciones y quieren ocupar puesto. Usted es un líder de masas. Repítaselo: “Soy un líder de masas”. Usted guía a las masas. Además, sumar mayorías no sólo es ordinario, es muy complicado. Imagine usted que es el único político español que no quiere pasarse todo el día inaugurando glorietas (sí, sí, imagíneselo). Pues eso, que no va a tener muchos con quienes pactar para evitarse hacerlo. Pero si usted no habla de mayorías sino de “espacios de convivencia” siempre podrá alegar, llegado el caso, que necesitó cambiar su postura para crear un “espacio de convivencia” que aglutinase a la mayoría… ¿La mayoría de quién, de sus votantes? ¿Ve? Por eso es tan importante construir “espacios de convivencia” y no mayorías.

¿Ha quedado claro? ¿Alguna duda? Porque este punto es fundamental. Una vez definido el ESPACIO DE CONVIVENCIA podremos señalar los límites del mismo. Lo que se conoce en politiqués como LÍNEAS ROJAS y que son los límites que usted jurará y perjurará ante su electorado que nunca, jamás de los jamases, traspasará (salvo que la creación de espacios de convivencia le obligue, claro). Pero de esto hablaremos ya en la siguiente entrega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s