El mundo se termina en un mes

Tal cual. Así me lo comunicó ayer por la tarde un señor por la calle: El mundo se termina en un mes.

El colapso financiero (lo que sea que eso signifique) se producirá a principios de agosto cuando Obama no tenga dinero para pagarles a los chinos. Y de ahí al final del mundo, un suspiro, o medio si me apuran…

Tras informarme de tan aciago e inminente suceso, el hombre me entregó una hojita muy mona en la que me aclaraban que ELLOS (como no, la cosa iba de una secta) tenían LA RESPUESTA a LA pregunta clave que venía siendo del tipo de: “¿Se va el hombre a cargar la Tierra?”. Y no sólo tenían la respuesta a esa pregunta, sino que además si acudía a la correspondiente charla gratuita, me iban a explicar que el mundo se transformaría tras ese colapso en una suerte de paraíso que yo podría disfrutar si seguía sus indicaciones…

Dejando a un lado la extrañísima relación entre el final del capitalismo y el fin del mundo terenal y la venida del paraíso (que no acabo de ver yo muy bien…), lo cierto es que me ha dejado sorprendido el nivel cutre del intento de captación. ¿De verdad el fin del mundo en 15 días y la promesa de la salvación con una charla gratuita funcionan como modo para captar primos? A ver, no sé… Pensemos un poquito…

Primero, en el paraíso ese: ¿Te lo vas a poder montar uno con 7 jamonas o vas a acabar de pardillo llevando la bolsa de la compra con tu suegra al lado, mientras tu mujer se lo monta con el jardinero? Porque eso de los paraísos express no sé yo cómo andarán en el cumplimiento de la ISO, la atención al cliente y demás… Quizá no muy allá, ¿no?

Segundo, a los pardillos que pican y van a la charla de turno, ¿no se les ha ocurrido pensar que si el fin del mundo estuviera a la vuelta de la esquina y hubiera una receta para salvarse quien la tuviera querría sacar una buena tajada por vender tan exclusiva y crítica receta? O al revés, ¿si se va a producir un colapso y el fin del mundo por qué piden dinero?

Tercero, si aún así y con todo pican, ¿cuando ven que el final del mundo no ha llegado, por qué no dan un portazo y se largan de ese lugar y abandonan esas compañías de una vez?

Cuarto, quinto, sexto… Porque la verdad sobran argumentos para no ir a estos sitios…

Pero lo cierto es que si he hablado de este suceso no es porque la existencia de las sectas sea ninguna novedad, ni porque pretenda hacer un estudio sobre ellas, o escribir un manual sobre cómo no caer en una secta, sino porque ayer fue uno de esos días tristes en el que conoces a gente que lo está pasando mal, como la mujer recién llegada a Londres, con 49 años, buscando un trabajo porque acababa de perder el que tenía en España.

Estos dos acontecimientos me han hecho pensar: ¿Cuánta gente ya no levantará cabeza después de esta crisis? Y he tomado la determinación de darle un giro a este blog. No sólo de política y políticos vive el hombre.

Anuncios

Un comentario en “El mundo se termina en un mes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s