La seguridad de la energía nuclear

Alucinante lo de Japón. Desde aquí, ya que aún no me había ocupado del tema, mi más sincero afecto.  Antes de nada, listado de webs de ayuda para ayudar y hallar personas desaparecidas. La masacre de la naturaleza ya se está cobrando miles de víctimas oficiales, así que poco más puedo decir en este sentido. Que pase pronto, que al final haya sido menos de lo que parece, que el país se recupere y que los familiares que tengan que luchar con la pérdida de seres queridos lo sobrelleven lo mejor posible. Poco más se puede decir a este respecto.

Y es que poco más cabe cuando la naturaleza ataca de forma salvaje. Ya sean terremotos, tsunamis, ciclones o cualquier otro tipo de turbulencia o movimiento violento de aire, agua o tierra, el ser humano está indefenso ante ésto.

Por eso es por lo que resulta aún más sorprendente si cabe la demagogia y el amarillismo de algunos medios y sectores ideológicos que arrancan el lunes con preguntas como “¿es segura la energía nuclear?”. Aún me estoy preguntando por qué no han comenzado preguntando si son seguras las calles. No sé… Estoy por terquear que han quedado mucho más perjudicadas que las centrales. ¿Y las casas son seguras? ¿Son seguros los coches? ¿Son seguros los barcos? A responder a estas preguntas les va a ayudar ver algunas de estas fotos.

El hecho en sí es muy claro: Varios movimientos fuertes durante una semana, un seísmo salvaje de 9.0 en la escala Richter para que haya habido dos centrales nucleares afectadas. En un país que tiene 55 centrales repartidas por todo el país. Claro, lo que no ha pasado es que hayan quedado devastadas por el fuego como sí ha pasado con la refinería de Ichihara, de la que la mayoría de los medios no han dicho ni mu.

http://www.generaccion.com/noticia/95764/refineria-devorada-por-incendio-japon

Porque claro, si un barco petrolero se parte en el mar entonces estamos hablando de una catástrofe sin parangón, pero si se incendia una refinería y mandamos a la atmósfera toda esa porquería mejor ni hablar del tema. Si total… Lo alarmante son las centrales nucleares que no han explotado, pero a ver si explotan y hacemos el reportaje más amarillista de la historia. Algunos ni saben lo que es la vergüenza ni se espera que la lleguen a conocer.

Así que, después de un terremoto fortísimo en uno de los países con mayor probabilidad de sufrirlos, hemos tenido a 2 de las 55 centrales afectadas. Una de ellas, fuera de peligro. La otra aún en curso todos los esfuerzos. ¿Qué más seguridad le quieren pedir a la energía nuclear?

Y si pensamos en España, ¿qué posibilidades tenemos de padecer un seísmo de nivel 9? No sé si los que estos días se agarran al amarillismo y sensacionalismo más cañí y barriobajero se han parado a pensarlo siquiera medio segundo. Cada país tendrá que considerar sus opciones, pero frenar en España el uso de la energía nuclear por los riesgos derivados de un seísmo de nivel 9, es a todas luces de tarados.

Ahora queda seguir esperando a que los responsables solucionen todos los problemas. ¿Puede que no lo consigan? Es posible. Como también cabe montarse en un avión y que se parta en dos nada más despegar, o que uno viaje en tren y éste descarrile (no hablemos ya de que lo haga saltar en pedazos un grupo de terroristas, que aunque fuera de nuestro control, podríamos considerarlo dentro de otra categoría de hechos). Es posible que nos barra un huracán de la faz de la Tierra, y ya si nos ponemos incluso es posible que otro meteorito, como el que barrió a los dinosaurios del planeta, aparezca en el espacio y acabe con nosotros. Pero mientras tanto, convendría tener claro que la idea es vivir, no someternos al miedo irracional y la caverna.

Objetivamente, la energía nuclear ha demostrado, está demostrando, una seguridad a prueba de seísmos. No a prueba de seísmos. A prueba de uno de los mayores seísmos conocidos desde que se miden estas cosas. Una catástrofe natural que afectará la economía del país durante años. Un riesgo al que, afortunadamente, no están (no estamos) sometidos todos los países del mundo.

Desde aquí, mis oraciones para que pronto solucionen todos los problemas en las centrales afectadas. Yo, al contrario, que los carroñeros de la prensa amarilla, deseo de corazón que pase ya ese mal trago; y, desde luego, prometo que no daré ni un céntimo de mis bolsillos a esa caterva de gentuza que se apiña sobre la catásfrofe, deseando que se produzca.Va a comprarles un ejemplar Rita la Cantaora. Porque su afán por vender les ha llevado al sensacionalismo más zafio, y la desinformación más burda. ¡Les den!

Relacionados:

Anuncios

11 comentarios en “La seguridad de la energía nuclear

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s