Yemen, Libia,… y el no a la guerra

Es el contraste de la realidad con el sectarismo dogmático de los radicales lo que voy a intentar mostrar en este post. Es una historia real, no inventada ni desdibujada tras una editorial interesada.

La acción trasncurre en Londres, y los hechos tienen sólo unos días de diferencia (no llega a una semana).

Primero un minivídeo. La calidad es muy mala, porque está sacado a distancia y con el móvil, pero da una idea de lo que me encontré:

Mi sorpresa fue absoluta, porque lo que veis al fondo, a pesar del título del vídeo, es el Museo de Historia Natural. Qué hacía allí ese grupúsculo de personas ondeando banderas y coreando algo en su lengua que a todas luces parecía una protesta era para mí un misterio. El tema pareció algo más claro unos segundos después cuando observé que en la acera de enfrente había una bandera igual: Era el edificio de la Embajada de Yemen.

La verdad es que tengo que confesar que no tenía conocimiento que Yemen también tuviera problemas actualmente. Con la reciente aparición en escena del Jacko de los dictadores, toda mi atención se había centrado en Libia.

Pero no es el caso que sea así. Más países se encuentran sumidos en revueltas y conflictos que amenazan con acaban en guerras o en situaciones de inestabilidad política.

Es el caso de Yemen, donde las recientes protestas han acabado con 5 muertos. Imagino (dado el idioma utilizado por los manifestantes se me hace complicado afirmar nada) que esa sería la causa de la manifestación. Diría que el “STOP KILLING” de una de las pancartas viene a ratificar mis sospechas.

Sea como fuere, y por lo que estuvieran protestando, el caso es que parece claro (los hechos ahí están), que la palomita de la paz ha salido meneando sus alitas de esos países. Y aunque no tenemos pruebas, sospechamos que dado el cariz que ha tomado la situación política en aquellas latitudes, que muy probablemente fue dejando regalitos en las cabezas de los ciudadanos de aquellos países en su vuelo en picado hacia otros climas más templados.

Quede bien claro que mi opinión sobre lo que está ocurriendo en esos países no ha cambiado ni un punto ni una coma hasta el momento. Pero ello no es óbice que me impida ver que la situación de esos países es muy delicada.

Por eso, me ha sorprendido en todo este tiempo no ver la los pacifistas en acción, con sus pancartas, sus pintas del permanente no a la ducha, robando jamones y diciendo cosas inconexas e ininteligibles sobre que otro mundo es posible y tal… Me ha sorprendido. Y mucho. Porque no será que ahora mismo no esté la paz bien amenazada… No sé… Echo de menos una pancartita, un “no a la guerra”,… un… Algo. Pero no. Están mudos. Desaparecidos en combate. ¿A que vosotros también lo creéis? Pensadlo un momento. ¿Ya? Pues estáis equivocados. Yo también lo creía. Hasta que vi a estos yemeníes protestar en la calle. Entonces me acordé de otra imagen que había visto escasamente una semana antes delante del Palacio de Westminster. No se han ido. No han desaparecido. No han enmudecido. Ni muchos menos. Ellos siguen ahí, allí, en su mundo, en su “otro mundo”.

Anuncios

Un comentario en “Yemen, Libia,… y el no a la guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s