Que sea “sin”, por favor

Si estás muerto, ¿por qué bailas?” es el título de la Tribuna de Isabel Coixet, publicada hoy en El País. Un artículo de opinión donde su autora nos explica, en resumidas cuentas, que:

  • Cada vez hay menos espectadores en las salas de cine,
  • el cine ya no tiene el peso cultural que tenía para influenciar en el modo de pensar o sentir de la gente y,
  • que como consecuencia de todo ello, su solución es seguir haciendo el cine que a ella le dé la gana y a seguir idéntico comportamiento anima al resto de los cineastas.

Vale, muy bien. Pero en medio de toda esa exposición, la sra. Coixet introduce una idea inquietante “con o sin subvenciones”.  Y yo lo que le digo a la señora Coixet es que sea “sin”.

Para empezar, la señora Coixet señala en su artículo que no todo es descargas sí, descargas no. Los espectadores dejan de serlo de año en año, por muchísimas razones. Por sólo señalar dos de ellas: las grandes productoras que crean contenidos repetidos y de baja innovación para asegurar un público al que ganaron en cintas anteriores, o los autores independientes que hacen lo que les place sin mirar la comercialidad de su producto. Como no, por este segundo grupo sobrarán quienes clamen que pueden ser obras de arte, cine puro y bla y bla… Pero estábamos hablando de espectadores, ¿verdad?

Luego, se lamenta de que el cine no tenga el peso cultural que tuvo. Primero, depende. Depende qué cine. Pero desde luego no es reprochable que el cine español no lo tenga. Un cine centrado en personajes e historias marginales y sesgado políticamente hasta el sectarismo más radical, ¿qué peso cultural quiere que tenga, señora Coixet? Puede que no todo el mundo sea muy listo, pero incluso el más tonto se cansa de ver siempre lo mismo. Máxime si encima tiene que pagarlo de cada vez.

Para terminar, dice usted que la única salida posible es hacer lo que le gusta. Pues mire qué bien. Afortunada que es usted que puede permitírselo. El resto de los mortales no podemos. Por mucho que nos guste el sector y el trabajo que tenemos, nos debemos a unas obligaciones como mínimo, siempre, para con nuestros clientes. Pero claro, usted va más lejos: “Con o sin subvención”. Le repito, señora Coixet, que sea “sin”. De verdad, es el mejor favor que se puede hacer a sí misma. El mejor favor que pueden hacer los cineastas a sí mismos y al público. Trabajar “sin” subvenciones. Seguro que no es tan cómodo como la sopa boba de la subvención que le tenemos que pagar entre todos queramos o no ver ese producto. Pero es, sin duda, mucho más excitante, tiene el placer del trabajo hecho por uno mismo, con su esfuerzo, con su sudor, con sus lágrimas y con sus sonrisas de satisfacción. Tiene el placer de todo eso, y de que le obliga a uno a pensar en el público, que es la mejor forma de conquistarlo.

Anuncios

3 comentarios en “Que sea “sin”, por favor

  1. Caroline: Efectivamente, ese parece ser el planteamiento.

    John Doe: No sé quién es usted, aunque intuyo por su entrada que pretende que debería acordarme. Lamento si su falta de trascendencia en mi vida le pueda causar algún disgusto. Es lo que hay. En todo caso, si su idea es volver a entrar en el blog en un futuro, sería genial si realizase algún comentario sobre el tema que se trate en el post correspondiente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s