De las ONG a las OPCG

Nunca había entendido muy bien el término ONG – Organización No Gubernamental -. Término identificativo de aquellas organizaciones que supuestamente no pertenecen al gobierno, que van a su bola, osea ¿sabes, tío? Y claro, tan a su bola van, que resulta que reciben unas ayuditas de nada de los gobiernos de turno que lo flipa cualquier hijo de vecino.

El caso que sacude estos días el panorama informativo es del director de Acció Solidaria que ocupa 3 cargos públicos. Resulta que los no gubernamentales no sólo se ponen a hablar en catalán en una rueda de prensa para toda España sino que además tienen razones políticas para hacerlo, por lo que se ve. Eso sí, el rescate lo pagamos todos, con lo que nos recauda el gobierno en impuestos y la política que hacen es la que hace en el gobierno catalán. Vamos, todo muy NO gubernamental. Quizás la única nota discordante en esta NO gubernamentabilidad sea el hecho de que el director de la ONG ostente nada menos que TRES cargos públicos o la presencia de la Secretaria de Estado para la Cooperación, cargo gubernamental que afeaba un poco la no gubernamentalidad del asunto. Una cosa… Todo de un NO gubernamental…

Por eso es que yo propongo un cambio de nombre a dichas organizaciones. De ONG, que resulta confuso a la vez que ya un poco carca (la verdad es que está un pelín gastado ya), a OPCG – Organización Para Coleguillas del Gobierno-. Además de ser más auténtico y más transparente, decidirá a los terroristas a perpretar secuestros sin atisbo de duda. Al fin y al cabo, todo el mundo sabe que el gobierno es quien tiene la pasta. Y lo cierto es que bajo estas siglas cabe distinguir bien unas organizaciones de otras. Mira que confunden a una organización solidaria con una OPCG y luego no hay money para pagar el rescate… Esfuerzo en valde. ¿Y la imagen pública de los terroristas? No quiero pensar en los titulares: “Terroristas de medio pelo secuestran a gente honrada que estaba haciendo una labor humanitaria y no tiene medio euro para pagar su rescate”. Pues eso, que cambiando el nombre, todo sería mucho más fácil.

Ahora bien. Todo esto, todo hay que decirlo es otro “éxito” más made in Zapaterolandia. Porque ya hay que haber convertido a España en un país del ñiqui ñaque para que lo que comenzó siendo una tragedia (el secuestro de unos coperantes) se haya acabado convirtiendo en un escándalo con el que se ha puesto en peligro a toda la población española residente en el extranjero. Si aún quedase media pizca de inteligencia en España, ahora la gente estaría en la calle protestando sin descanso hasta la dimisión del nefasto Zapatero y toda su cohorte de analfabetos demagogos que lo acompañan.

Relacionado:

Turismo para ricos. Pagan los mileuristas (Almudena Negro. Diario Siglo XXI).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s