La Lenta Agonía Española

España se hunde. No está cayendo por una pendiente pronunciada, sino desplomándose, deshaciéndose a jirones, rompiéndose con estruendo, atrapando de cada vez a más gente entre sus restos. ¿Es el final de un país? No lo sé, aunque me temo que sí. Pero no lo sé. Lo que sí sé es que España está caminando a pasos ajigantados hacia el grupo de los países en vías de desarrollo.

El batacazo descomunal que recoge Random Spaniard de la industria española no es más grave (ni menos) que los descensos en las calificaciones internacionales, o que la tasa desorbitada de paro que no deja de crecer a pesar de todos los maquillajes gubernamentales. Es sólo el último de la larga lista de datos que confirman lo que cualquiera puede comprobar con tan sólo echar un vistazo a su alrededor: España es un país enfermo, gravemente enfermo, un país que ha llegado a sus horas prosteras a base de médicos que no han hecho nada por evitarlo. Está en la UCI, con pronóstico muy grave y los que tendrían que sanarle (ciudadanía en general, empresarios, políticos, sindicatos) no están en ello. Están ocupados en mirarse los unos a los otros esperando que sean los demás los que hagan algo. “Yo no he sido” es la voz unánime del pueblo español. Y mira para otro lado, como queriendo evitar la mera disculpa por no hacer nada.

España agoniza, se muere. Se muere por inanición. Un país necesita alimentarse de esfuerzo, sentido de nación, de pueblo. Ganas de luchar y competir. Ganas de comerse el mundo… Y España vive anclada en el pasado, atrapada por sus complejos, debilitada por sus temores.

España se muere. Hubo un tiempo en España fue una gran nación. Hoy sólo queda de aquello los escombros. Sólo quedan escombros y gente aborregada, sin capacidad de reacción, que asiste impasible al dantesco espectáculo de su muerte sin hacer nada por evitarlo.

Anuncios

4 comentarios en “La Lenta Agonía Española

  1. ¿Pesimismo? Nunca me he considerado una persona pesimista, tal vez lo sea pero no lo creo. Pero la realidad se escribe con hechos y cada hecho que conforma la realidad española es un nuevo fracaso, un nuevo paso en la misma dirección. Estamos en un punto en el que ni siquiera es posible decir “ya hemos tocado fondo”.

    Me gusta

  2. Claro que es triste… Unos por otros la casa sin barrer… Y esto se hunde cada vez más en un pozo del que va a ser muy difícil salir.

    Me gusta

  3. Puede que se muera, pero hay que cambiar el chip. Ahora no es tiempo de reproches, es tiempo de arrimar el hombre y de luchar todos juntos remando hacia la misma dirección.
    España no ha sido nunca una gran nación. Grandes naciones son Alemania, Inglaterra en su momento y Francia.
    Este sistema tiene que cambiar. Tienen que cambiar la forma de hacer política, porque acusándose unos a otros y desacreditando lo que uno u otro dice no vamos bien.

    Hay que dejar de lado el pesimismo, abrazarse a la esperanza, colaborar todos y olvidarse, por un momento, de la ideología da cada uno

    Me gusta

  4. Lo que dices es muy triste pero es así,, por esto que es la hora de macharse de España quien no se haya ido ya.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s