Garzon es un juez más

¿Por qué sostienen los defensores de Garzón que no es un juez más? Es un misterio. ¿Es que acaso es más guapo que el resto? ¿Será que, aunque sólo ellos lo sepan, tiene algún cargo que lo encumbra por encima del resto de los jueces españoles? ¿Será un Superjuez? ¿Un Megajuez o un Terajuez -porque ahora ser “mega” ya es poquita cosa-? ¿Será que salir en la prensa de estrella mediática lo convierte a uno en mejor profesional que en el que se dedica a hacer su trabajo sin acaparar titulares? Es un misterio.

Pero es la cantinela antidemocrática, sectaria, liberticida, que repiten a cada frase los pro-garzonitas: “Garzón no es un juez más” o “Garzón no es un juez cualquiera”. Que todavía hay clases. Hay jueces y juececillos. Hay jueces grises, aburridos, toguillas de la judicatura que ni son ni pretenden, ni aspiran ni respiran siquiera demasiado fuerte, y hay Garzón. ¡Tela! Cosa aparte. Percal de categoría. Nivel de yate, o sea…

No es que sorprenda nada a estas alturas de cierta izquierda. Pero la verdad… Incluso cuando no sorprenden sus actuaciones, no deja de soprender su bajo nivel intelectual. El gran argumento: No es un juez más… Pobres jueces… Así hay en Madrid los atascos que hay, y yo pensando que era cosa de las zanjas de Gallardón, y NO. La explicación estaba en la cantidad de jueces que se ponían todos en fila, desbordando las aceras, cortando el tráfico y lo que fuera menester, a rendirle pleitesía al TeraJuez, que no es un juez como los demás… ¡Toma ya!

La izquierda más cavernaria (que no es poca) está haciendo lo que mejor sabe hacer: Comportarse como los hombres de las cavernas. Esto no puede ser. Afrenta gorda. Tristeza infinita. ¿Dónde va a parar que se aplique la ley? Si hay quien se ha saltado la ley, no queremos enmendar eso, queremos saltárnosla nosotros ahora… Además, la ley es pura excusa para empurar a quienes nos molestan. La verdadera ley somos nosotros y nuestros caprichos…

Al juez Garzón lo han suspendido de sus funciones mientras dura el juicio oral abierto por prevaricación. Que es lo que se juzga. Que haya prevaricado. No se juzga que sea más o menos guapo o si es más o menos bonita su dulce y acaramelada voz. Se juzga cómo ha desempeñado sus funciones y recae sobre él una acusación con indicios suficientes como para abrir un juicio contra él por prevaricación.

Merece la pena (y mucho) esuchar la entrevista de Isabel Gemio a Antonio García Martínez, Magistrado de la Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y Portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura. Se lo explica, a pesar de las reticencias de la presentadora a aprender de quién ella misma presenta previamente como experto, muy, muy, muuuuy clarito. Merece la pena escucharlo. Cuelgo el audio entero directamente de su fuente. Comienza la entrevista en torno al minuto 10 y la presentación del tema un poco antes, en torno al 9.

Isabel Gemio – Te doy mi palabra (15-05-2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s