José Bono, el hippie.

José Bono defiende la «religión del amor». Paz, colegas. Paz, amor y no a la guerra.

Lo más gracioso (por decir algo) de este sujeto es que después de soltar arengas moralistas dando lecciones de cómo ha de vivirse la fe cristiana en un tema tan claro para la Iglesia Católica como es el aborto, ahora sale a decir que no se considera ejemplo de nada. ¡Pues no lo parece, señor Bono, no lo parece! ¡Pero tal vez no todo está perdido en él! Igual un día de estos consigue arrodillarse ante el Señor y pedir perdón por sus pecados. Porque los tiene, relojes aparte, tal como él mismo reconoce.

A mí es que este individuo me causa repulsión. Porque juega con la gente, tomándola por imbécil, a confundirlos con su hoy digo una cosa y mañana la contraria. Hoy arrojo la piedra, luego escondo la mano y mañana agacho la cabeza con carita de bueno…

Pero lo mejor de sus más reciente recordatorio de lo cristiano que es (porque este es de los que se pasa el día entero viviendo de lo supermegacristiano que es el hombre), es que él no sigue a Cristo, sigue a una tal «solidaridad» que es cachi guay y muy molona y sobre la cual las contemplaciones evangélicas son un manual magnífico.

«Soy un pecador y aspiro a seguir las contemplaciones evangélicas, porque me parece que es una de las formas de ejercer la solidaridad»

Intereconomía

Y sí, efectivamente, cada uno es muy libre de seguir y adorar lo que le dé la real gana, pero me suena a mí de haberlo leído en alguna parte, que ser cristiano es seguir a CRISTO, y no una forma de ser solidario. Como quien en vez de seguir a Cristo pues sigue el código ético de la ong de turno. Que bueno,  se mire por donde se mire, la solidaridad de asesinar al más débil no sé yo cómo se casa con ninguna definición de solidaridad que se haya escrito en el mundo civilizado, pero en fin…

Anuncio publicitario

4 comentarios en “José Bono, el hippie.

  1. La cúpula eclesial puede inmiscuirse cuanto le dé la gana en los asuntos políticos, como Bono puede hacerlo en los de la Iglesia. Y tanto unos como el otro se exponen a las críticas de los demás. Es lo propio que sucede cuando uno hace un pensamiento público. Los demás opinan. Opinamos, en este caso.

    Seguir los Evangelios no tiene nada de malo. Más bien, yo creo que todo lo contrario, es muy sano para cualquiera sea o no cristiano. Pero si uno se confiesa cristiano la razón para seguirlos no ha de ser tomarlos como un manual para ser más o menos solidario o cualquier otra cosa, sino el amor a Dios y la obediencia a sus preceptos. Porque la figura central de los Evangelios para los cristianos no es el amor ni la solidaridad por muy presentes que puedan estar en ellos, es CRISTO. Por eso nos decimos CRISTIANOS, no amorianos ni solidarianos ni cualquier otra cosa.

    Por último, yo particularmente no amo a Dios en secreto, no tiene nada de secreto en mi vida el hecho de ir a misa o confesarme cristiano; pero el cristianismo no lo escribo yo, lo escribieron los evangelistas y apóstoles hace mucho tiempo, recogiendo la Palabra de Dios. Si usted quiere seguirlo, pues muy bien. Muy bien, de veras. Yo, sinceramente me alegraría por usted. ¿No quiere seguirlo? En fin… Cosa suya… Pero lo que no es de recibo es confundir a la gente diciéndole que para ser cristiano basta con seguir los preceptos de Dios un poquito, como dijo cierto lobby socialista. O proclamar la cristiandad de uno a los cuatro vientos mientras se defiende el aborto. A ver si encuentra usted una sóla línea en cualquier Evangelio en la que ampararse para defender tal cosa.

    Me gusta

  2. ¿Las cúpula eclesial puede inmiscuirse contuinuamante en la vida política y los políticos no pueden hablar de la fé?
    Y sigo…Bono sigue los evenagelios ¿y tú no? no creo que seguir los envangelios sea ponerlos por encima de Dios ¿o tu sigues a Dios pero no los evangelios? Además si no recuerdo mal los evangelios cuentan la vida de Jesús, que es dios. ¿No?
    «Seguir las escrituras es una forma de ejercer la solidaridad» ¿Y por que no? Si el mensaje de Dios es una mensaje solidario y de amor al prójimo. Pero supongo que a muchos os vale con amar a dios en secreto y «hacia vuestros adentros » y permitir (y comenter la injusticia) y no poner en práctica el mensaje de vuestro Dios.

    Me gusta

  3. Buenos día, Ana.

    Lo que ha dicho Bono es que él sigue los evangelios porque son una forma de ejercer la solidaridad. No creo que tenga que explicarle, Ana, que está muy feo decirse cristiano y poner cualquier cosa o valor por encima de Dios. En fin, sus conocimiento bíblicos seguro que dan para encontrar citas de sobra que le permitan corroborar lo que le acabo de decir.

    Dicho esto, yo no soy el que me paso de la predicación activa, como hizo Bono recientemente en El País, diciéndoles a las mujeres y todo el que leyese su artículo cómo debía sentirse y por qué debía preocuparse y por qué no, y luego me paso al «yo no soy ejemplo de nadie ni pretendo serlo». Yo, simplemente no soy ejemplo de nada ni pretendo serlo ningún día. No como hace el señor Bono según el día sea par o impar.

    Y sí, efectivamente, soy pecador. Todos los días del año.

    Y usted puede acusarme de tirar todas las piedras que quiera, pero no puede ni contextualizando ni descontextualizando afirmar en ningún momento que estar cacareando a diario lo muy cristiano que se es parece acercarse bastante al comportamiento propio de los fariseos que daban lecciones sobre lo rectos que ellos eran. Y que hablar de la «religión del amor» para acto seguido decir que seguir las escrituras es una forma de ejercer la solidaridad (diría yo que cualquier cristiano verá en el seguimiento de las escrituras LA forma de amar a Dios) es una vanalización de la verdadera trascendencia de la fe en Cristo. Cristo, para los cristianos, no fue un filósofo. Es el Hijo de Dios. Hay una diferencia.

    Igual me equivoco e igual, tal como me acaba de apuntar, estoy pecando ahora mismo por no tener la paciencia de soportar las arengas moralistas del señor Bono; pero es que este es un blog político, aquí se habla de política y este señor se dedica a ella. Y es él el que mezcla con la política su moral personal que pretende, según el día, poner como referente para los demás. No me queda otro remedio entonces que hacer un juicio de valor cuando sale a vender su peculiar forma de ver el mundo como la del correcto cristiano. ¿Qué quiere que le diga? Me parece impresentable la actuación de este señor.

    Me gusta

  4. Y ha dicho Bono que no siga a Cristo? Y puedes descontestualizarlo lo que quieras pero no creo que es cristianismo esté muy lejos de la «religión del amor» partiendo de lo que Jesús dijo «Os doy un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros; como yo os he amado, amaos los unos a los otros» (Juan 13,34)
    Al igual que creo que la solidaridad no es una moda chachiguay si un concepto bastante relacionado con el cristianismo, sólo un ejemplo «Si ves caído en el camino el asno o el buey de tu hermano, no te desentenderás de ellos, sino que ayudarás a levantarlos» (Dt 22,4)
    Claro que Bono es un pecador ¿y tú no? “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”( 1 de Corintios, 10:13),

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s